6. Sobrellevar el problema

La incapacidad para concebir de forma natural, así como los procesos de tratamiento, pueden generar en las parejas, estrés, ansiedad y en algunos casos depresión, que pueden interferir y dificultar la adhesión y continuidad de los tratamientos. Estudios recientes demuestran que la reducción de estos trastornos incrementa el número de concepciones, además de conseguir una mejora de la integración en los diversos programas de reproducción asistida.
 Los Tratamientos de Reproducción Asistida abren una puerta a la esperanza a muchas parejas que sufren problemas de infertilidad, esperanza que felizmente culmina, en un porcentaje muy elevado de los casos, en una gestación. Sin embargo, al mismo tiempo que se ven alternativas y posibles soluciones a los problemas propios de cada pareja, se inicia un proceso que, por sus implicaciones, genera en la mayoría de los casos una gran ansiedad. En ocasiones, la pareja o alguno de sus miembros se siente inseguro, con temores diversos y sin saber a quién recurrir para comentar sus inquietudes. A menudo estos trastornos se derivan de la incertidumbre y la esperanza que provoca el propio tratamiento y desaparecen cuando se logra el éxito, pero en otras ocasiones su nivel es tan alto o su padecimiento tan sostenido que se llega hasta a abandonar el tratamiento y se originan auténticas psicopatologías como la depresión o la aparición de fobias.
El programa de acompañamiento emocional está diseñado para combatir y rebajar los síntomas de la ansiedad y el estrés, mejorar las dificultades de comunicación con el entorno (familia, amigos, relaciones laborales) y con el equipo profesional. Se logra restaurar la autoestima, mejorar la vida sexual de la pareja: desde aprender a relajarse hasta desarrollar habilidades psíquicas y sociales, así como superar y combatir el estrés, conocerse mejor o aprender a afrontar las situaciones difíciles. Manteniendo una actitud positiva y la ansiedad bajo control, los pacientes se integran en mejores condiciones en todo tipo de tratamiento y se incrementa el porcentaje de éxito del mismo.

Cada individuo reacciona a la experiencia de la infertilidad en su manera personal y válida. A pesar de que esa respuesta individual es impredecible hay algunas reacciones comunes a la mayoría frente a este evento que realmente produce un cambio en la vida de las personas.
 

Existen estudios que demuestran que el estrés asociado al tratamiento de la infertilidad puede ser comparado con el provocado por enfermedades severas.   

Diversas reacciones pueden surgir frente a la infertilidad:

  • Una incómoda sensación de pérdida de control de nuestras propias vidas.
  • Sensación de fracaso, baja autoestima, así como también de culpa y vergüenza.
  • El proceso consume tiempo y energía y limita los proyectos personales
  • Cambios en la relación de pareja, aunque la mayoría tiende a fortalecerse.
  • Impacto a nivel laboral que puede disminuir la eficiencia
  • Sentimiento de injusticia


Sugerencias para sobrellevar la infertilidad:

  • Comenzar o continuar el tratamiento con una actitud positiva y una mente abierta. ¡Nunca digas nunca!
  • Desarrollen un programa para controlar su estrés.
  • Confíe en sus amigos más cercanos y en su familia.
  • Recuerden que no están solos, una de cada seis parejas en todo el mundo experimenta dificultades para concebir.